NOTICIAS fraude de paternidad

TS anula la paternidad de un hombre que se enteró en una discusión de que la hija no era suya

TRIBUNALES | Contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Huelva


  • La madre hizo creer a su pareja que la niña era suya hasta que se separó de él
  • Cuando la pequeña tenía cinco años supo que él no era el padre

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/09/16/espana/1347788256.html

http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-ts-anula-paternidad-hombre-entero-discusion-hija-no-era-suya-20120916105903.html

Alicia GalloTti : ´Hay muchas más mujeres infieles de las que parece´

Alicia Gallotti, sexóloga de referencia en España.

"Una investigación del Clínico de Madrid reveló que el 23% de los niños nacidos en el período estudiado no era de los papás oficiales" 

El 58% de las mujeres confiesa haber sido infiel alguna vez en su vida. El 65% tiene aventuras de una noche. El 40% reconoce haberse acostado con un compañero de trabajo. El 10% revela que ha mantenido una relación paralela mientras tenía pareja. La reputada sexóloga Alicia Gallotti narra sin tapujos en su libro 'Soy infiel, ¿y tú?' uno de los temas tabú por excelencia: la infidelidad femenina

08/04/12

FERNANDO FRANCO -¿Cómo ve el mapa de la infidelidad en los últimos tiempos? 
-Yo creo que bastante repartido entre hombres y mujeres. Me atrevería a decir, aunque no tengo pruebas, que a lo mejor un poco más volcada hacia el lado femenino. 
-Eso a los hombres les puede asustar... 
-No veo por qué si ustedes han sido infieles toda la vida. 
-Digamos que no se le supone tanto a su sexo... 
-Los hombres heterosexuales han sido siempre infieles y no vamos a decir que siempre con solteras, viudas o separadas. ¿También con casadas, no? Siempre hubo mujeres infieles y muchas más de las que parecen. 
-Pues ha sido con mucha discreción. 
-Bueno, las mujeres saben engañar mejor que los hombres por lo difícil que lo han tenido a lo largo de la historia.Decía mi mamá que en su tiempo una mujer casada podía ser tumba o pedestal de un hombre, aunque siempre por debajo. Pero también por debajo podía serle infiel. 
-A ver si es cierto eso de los fontaneros y las señoras con bata sobre los ligueros... 
-Cuando yo era muy joven mi curiosidad me llevó a preguntarle en Argentina al padre de una amiga, que hacía reparaciones caseras, si era cierto que las amas de casa tiraban los tejos... 
-¿Y? 
-Y me juró que sí. Contaban historias de insatisfacción con su marido como las que cuentan los maridos de sus mujeres cuando ligan o van a las barras. 
-Aclarémonos, ¿de qué hablamos cuando hablamos de infidelidad? 
-Creemos que la pareja es cosa de propiedad privada. Mi mujer, mi marido... La verdad es que no somos propiedad privada de nadie. Puedes querer mucho a tu marido pero vas por la calle y se te pueden ir los ojos detrás de otro. Si ese alguien te responde la mirada, ¿por qué no? 
-Desde luego, cuando uno se casa es porque tiene la esperanza de un amor duradero y tiene la intención de hacer posible que lo sea... 
-Sí, sobre todo la primera vez (risas). 
-Le hago una propuesta. ¿Podría defender la fidelidad? 
-Yo no hago apología de la infidelidad, la constato. Ser infiel puede ser un grave riesgo y hay que medirlo. Y hay muchas parejas que son fieles desde la primera vez y sienten felicidad. Una relación de pareja es algo muy complejo y el bienestar puede estar en un lado o en el otro. 
-Permítame que la defienda yo. La fidelidad da estabilidad a la pareja, que es necesaria para la construcción del orden social... 
-Y para el mantenimiento de la reproducción, podría añadir. Y ahí el papel de la mujer es fundamental. Por eso se rechaza que seamos libres respecto a la sexualidad. Recuerde aquel estudio de hace unos seis años en el Hospital Clínico de Madrid según el cual un 23% de los niños que nacieron en un período de tiempo estudiado no era de los papás oficiales. 
-¿No será la infidelidad algo más profundo que la simple irrupción de una tercera persona? 
-Claro. Las causas son muy diversas y no simplemente que alguien aparezca en tu vida. Lo que sí creo es que no es premeditada. No creo que la gente diga 'voy a ser infiel' como si dijera 'voy a cambiar el ordenador'. Aunque una cierta predisposicion a que suceda es necesaria. 
-Si a las personas que tienen amante se les añade las que quisieran tenerlo, ¿serían muchas? 
-Hablaríamos de cifras muy significativas, desde luego. El porcentaje de mujeres que afirman que han sido infieles o han tenido la fantasía de serlo es muy elevado según la última encuesta, y en este tipo de encuestas sobre sexo se miente por debajo. 
-Por mucha libertad que se predique, no dirá usted que no duele profundamente enterarse de que quien tienes al lado ha sido apropiada por otro... 
-Duele si se sabe y duele más el miedo a perderlo, la sensación de engaño afectivo si hay continuidad. Que alguien se pegue un día un revolcón es más fácil de digerir por las mujeres. No por los hombres. 
-¿Es un mito eso de que la mujer solo es infiel por amor? 
-Si les tranquiliza a ustedes los hombres seguir creyendo eso, es cosa de ustedes, pero no se fíe de la literatura romántica. 
-¿Y es otro mito que los hombres son genéticamente infieles? 
-No nos vengan a estas alturas con esas vainas. Existe una influencia del medio ambiente, eso sí. Si el hombre ha tenido un papá infiel y un abuelo infiel incluso parece un desdoro familiar no serlo. 
-Las mujeres no tienen esa disculpa... 
-Es cierto, una se imagina difícilmente la infidelidad de su madre aunque, si se pone a pensar, a lo mejor se acuerda de que se arreglaba mucho precisamente cuando venía aquel amigo de tu padre al que casi llamabas tío. 
-¿Vivir apresados el uno al otro es la única solución para que sobreviva una pareja? 
-Sea usted más optimista, hombre. Yo tengo esperanza de que en algún momento se va a producir un cambio de modelo por el que puedas querer y respetar a una persona sin que ingreses forzosamente en prisión sexual. 
-¿Quiénes van más a la consulta? ¿Los que tienen problemas por tener un amante o los que van porque lo han perdido? 
-Seguro que van más los que lo han perdido y no se consuelan (risas).

http://www.laopinioncoruna.es/contraportada/2012/04/08/alicia-gallotti--hay-mujeres-infieles-parece/597313.html

 

 

Pide a su ex mujer la pensión alimenticia y el piso al demostrarse que no es el padre de su hijo

Mª J. VILLANUEVA. HUESCA

 

Un hombre divorciado hace siete años y con un hijo menor de edad ha conseguido que un juzgado de Huesca anulara su paternidad aportando pruebas biológicas, una sentencia que ahora le servirá de base para presentar una demanda contra su ex mujer y madre del chico para reclamarle la pensión alimenticia que tuvo que pagar y la devolución del domicilio conyugal.

El Juzgado número 2 de Huesca estimó a finales de mayo la demanda de impugnación de paternidad. Según su abogado, Ricardo Orús, ahora el demandante pedirá a la madre que devuelva todo lo que percibió de su ex marido en su condición de padre. Esto incluye la pensión alimenticia y la adjudicación del uso del domicilio conyugal. El piso era de ambos, pero la sentencia de divorcio se lo asignó a la madre al quedarse a cargo del menor.

El letrado está estudiando el alcance económico de la reclamación, ya que se contemplará una cantidad por daños y perjuicios, por el alquiler de la casa al que él tuvo que trasladarse «e incluso por daño moral, por el engaño sufrido durante años, haciéndole creer que era su hijo cuando ella sabía que no lo era».

J. C. G. instó una demanda en mayo de 2010 para que se declarara impugnada la paternidad del que hasta ahora figuraba como su hijo y se anulara la inscripción en el Registro Civil. Además pedía a su ex esposa una indemnización de 28.575 euros por el dinero que tuvo que pagarle por diversos conceptos.

La demanda se admitió a trámite y el juzgado consideró pertinente la realización de las pruebas de paternidad. La Fiscalía se opuso a la acumulación de las causas, es decir, a que en un mismo procedimiento se cuestionara la paternidad y se reclamara una indemnización, por lo que el denunciante renunció a la petición de cantidad, dejando esta cuestión para un nuevo juicio.

La pareja había contraído matrimonio en 1991 y cuatro años después nació el hijo. La mujer inició el procedimiento de separación y en 2004 logró sentencia de divorcio con un convenio regulador que contemplaba una pensión alimenticia de 425 euros mensuales que el padre debía abonar mensualmente y un régimen de visitas.

La demandada manifestó que no había tenido ayuda del padre para el cuidado y atención del hijo y no había habido visitas desde 2004, aunque el abogado de él asegura que como no quiso pagar voluntariamente fue embargado.

Según el juzgado, el material probatorio aportado en los autos permite concluir «sin lugar a dudas de ningún tipo» que él no era padre del menor, ya que no hay vínculo biológico. Esta conclusión se asienta «de forma inapelable» en la prueba biológica practicada por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses. Un informe anterior del Centro de Análisis Genéticos de Zaragoza ya excluía la paternidad. 

Además, el juez se refiere al poco contacto entre padre e hijo desde la separación legal y justifica su decisión por el propio interés del menor, «a quien no le conviene la situación actual en la que en lugar de padre no dispone sino de un alimentante, en los estrictos términos de la obligación judicialmente impuesta».

http://www.heraldo.es/noticias/huesca/pide_mujer_pension_alimenticia_piso_demostrarse_que_padre_hijo.html